Descansar rodeados de naturaleza

Puntos de interés cerca de Sa Pedrissa

Gracias a su inmejorable situación, Sa Pedrissa se encuentra muy cerca de diferentes puntos de interés que podrá descubrir durante su estancia en nuestro agroturismo.

Descubra Deià

Durante tu estancia en Sa Pedrissa, le recomendamos dedicar al menos un día a descubrir el pueblo de Deià, donde además de perderse por sus callejuelas adoquinadas, podrá visitar el Museo de Robert Graves y el mercado que llena de colores la finca de Son Marroig cada jueves. 

Mirador de Sa Foradada     

El Mirador de Sa Foradada o Na Foradada es uno de los más emblemáticos de Mallorca. Desde Son Marroig se puede disfrutar de unas vistas de Na Foradada sin igual, ya que se trata de un accidente geográfico en el que se puede apreciar un peculiar agujero en una roca (‘forat’) que le da su nombre.  Este mirador se encuentra entre Valldemossa y Deià y es el lugar donde disfrutar de los atardeceres más bonitos de toda Mallorca.  

Cala Deià

No podemos dejar de mencionar Cala Deià si de conocer algunos de los sitios más bonitos cerca de Sa Pedrissa se trata. Situada en la parte occidental de la isla, junto a la Serra de Tramuntana y muy cerca del pueblo de Deià, Cala Deià es una pequeña cala rodeada de antiguas casas y embarcaderos que forman una imagen idílica. Puede aparcar a unos 200 metros de Cala Deià y bajar andando para presenciar este pequeño espectáculo de la naturaleza, donde los colores turquesa y azul del mar se funden con las rocas que forman un precioso balcón sobre el Mediterráneo. 

Llucalcari

Unas pocas casas y solo un hotel es lo que encontrará en Llucalcari, uno de los pueblos más pequeños de Mallorca. Situado en la carretera que conecta Deià y Sóller, Llucalcari cuenta con unas vistas de infarto de nuestra cadena montañosa protegida por UNESCO y del Mediterráneo. Dicen que Pablo Picasso se alojó en Llucalcari en una de sus visitas a la isla y es, sin duda, un pueblo de montaña que vale la pena visitar durante su estancia en Sa Pedrissa. 

Sa Pedrissa - Entorno